sábado, 25 de octubre de 2014

Pacientes ciegos recuperan la visión gracias a una terapia con células madre

Lograron revertir la ceguera provocada por un degeneración macular en un grupo reducido de pacientes. Es el primer ensayo clínico que determina que este tratamiento es seguro a mediano plazo.



Pacientes ciegos debido a una degeneración macular recuperaron parcialmente su visión a partir de un tratamiento con células madre embrionarias.
Además de ser un avance terapéutico importante contra esta enfermedad, la principal causa de ceguera en países desarrollados, la investigación es la primera demostración a mediano plazo de que es segura una terapia con células madre embrionarias.
El trabajo fue liderado por Robert Lanza, una eminencia en esta disciplina, y fue publicado hoy en la revista científica The Lancet.
La terapia se aplicó en 18 pacientes, nueve con degeneración macular y nueve con distrofia macular de Stargardt. Se trata de un ensayo de fase 1, el cual sólo intenta demostrar que el tratamiento no es peligroso en humanos, de allí el grupo tan pequeño, el cual no serviría para validar su efectividad terapéutica.
Sin embargo, el trabajo mostró resultados prometedores. Diez pacientes mejoraron su visión, siete no sufrieron cambios y sólo uno empeoró su visión.
Células embrionarias
Las células madre se obtuvieron de un embrión humano desechado de un tratamiento de fertilidad. Este es el aspecto más polémico del tratamiento.
Luego, le agregaron sustancias químicas para que estas células se transformen en un tipo particular, en este caso, del epitelio pigmentario de la retina, que protegen a las células encargadas de la visión (los fotorreceptores).
Finalmente, estas células ya diferenciadas fueron trasplantadas y se estudió cómo fueron aceptadas o no por cada paciente por 37 meses.

miércoles, 17 de septiembre de 2014

CONOCIENDO UN POCO MAS SOBRE EL AVASTIN y LUCENTIS PARA LA DEGENERACION MACULAR HUMEDA

AVASTIN - LUCENTIS -




Si bien existen varias modalidades de tratamiento para la degeneración macular, tales como láser, terapia fotodinámica, y Macugen ® (pegaptanib sódico, Eyetech Inc.), ya casi han sido totalmente reemplazados por el factor anti-crecimiento vascular endotelial (VEGF). Lucentis ® (ranibizumab, Genentech) está siendo considerada un éxito para la degeneración macular húmeda relacionada con la edad (DMAE); sin embargo, antes de su aprobación, muchos médicos se acostumbraron a usar Avastin ® (bevacizumab, Genentech) . Una vez aprobado por la FDA, Lucentis, surgieron muchas preguntas, como: ¿Es más eficaz  Lucentis que Avastin? Si es así, ¿en el costo adicional vale la pena el beneficio? ¿Tiene un medicamento más riesgos que el otro? Las comparaciones se iniciaron para responder a muchas de estas preguntas.


Para este estudio multicéntrico, los pacientes fueron seleccionados al azar para recibir Lucentis o Avastin, ya sea mensual o "según sean  necesarias" las inyecciones. Los criterios de inclusión fueron: edad> 50 años, sin tratamiento previo para la neovascularización coroidea por DMAE, y la agudeza visual entre 20/25 y 20/30 .
Para establecer la presencia de la neovascularización coroidea activa, se usó la angiografía con fluoresceína y la tomografía de coherencia óptica (OCT). Los signos de neovascularización activa se definen como liquido en la OCT, hemorragia nueva o persistente, disminución de la agudeza visual en comparación con el anterior examen, o fuga de colorante en la AFG. Los pacientes en el grupo de Lucentis recibieron 0,50 mg , mientras que a los del grupo de Avastin se les administraron 1,25 mg .



Una mujer con degeneración macular recibe una retina cultivada en laboratorio. Japón realiza el primer trasplante en humanos de células iPS.


Japón dio  un salto cualitativo en la investigación con células madre. Un equipo médico del Instituto Riken, uno de los más prestigiosos del país, implantó por primera vez en el mundo células iPS humanas, convertidas en retinas, en una intervención que se prolongó dos horas. La paciente es una mujer de 70 años que sufre una grave degeneración macular asociada a la edad, la principal causa de ceguera en el mundo.

Las células iPS, o de pluripotencia inducida, se obtienen de simples células de la piel del paciente y se transforman en cualquiera de los tejidos y tipos celulares del cuerpo, de tal forma que se evita toda posibilidad de rechazo inmunológico. Son además, por lo que sabe hasta hoy la comunidad científica, tan versátiles como las células madre embrionarias, pero a diferencia de ellas no despiertan recelos éticos porque no exigen destruir un embrión. Los reparos son sobre su seguridad.

El objetivo de este ensayo clínico, dirigido por la oftalmóloga Masayo Takahashi en el Instituto de Investigación Biomédica de Kobe (sur de Japón), es precisamente evaluar la seguridad de la técnica y su valor clínico. No se trata de curar a los seis pacientes que participan en el estudio y, de hecho, los investigadores no esperan que experimenten una mejoría reseñable en su capacidad de ver. De lo que se trata es de comprobar si la implantación de las células iPS genera o no problemas en la estabilidad de su genoma y puede o no derivar en cáncer o causar otros efectos indeseados que hagan aconsejable abandonar esta vía de investigación para curar enfermedades.

“Pese a la intensa investigación preclínica desarrollada en animales”, dicen los científicos japoneses, “no puede descartarse el riesgo de formación de tumores provocados por las células trasplantadas” porque tienen memoria de su origen. Para controlarlo, los seis pacientes estarán monitorizados durante cuatro años. “Si es aceptablemente segura, futuros estudios evaluarán su eficacia”, continúan en un documento colgado en la página web del Instituto Riken.

El laboratorio de Takahashi recibió en 2013 la autorización necesaria para avanzar en esta investigación. Su equipo ha empleado este tiempo en seleccionar a los pacientes aptos para el ensayo y en desarrollar un concienzudo trabajo de laboratorio para generar el tejido de retina. Los investigadores cogieron células de la piel de personas con degeneración macular y las convirtieron en células iPS. Después cultivaron esas células en laboratorio para convertirlas en células epiteliales pigmentarias de la retina, y hacer luego de ellas unas finas hojas para trasplantarlas en el órgano enfermo.

El resultado del ensayo tardará en conocerse, pero los expertos dan por hecho que habrá un informe preliminar sobre la evolución de los enfermos dentro de un año. Salvo en caso de un fracaso evidente antes de ese tiempo. “Ese primer informe es lo que estamos todos esperando para que se dé luz verde a otro tipo de ensayos”, afirma el director del Centro de Medicina Regenerativa de Barcelona, Ángel Raya.

En estos momentos, hay varios equipos científicos en el mundo muy bien posicionados en esta carrera de la medicina regenerativa. “En Japón, por ejemplo, se ha solicitado permiso para tratar la insuficiencia cardiaca. Y hay también ensayos pendientes en Japón, Inglaterra y España para la lesión medular”. En este último caso, los investigadores han solicitado ya permiso a la Agencia Española del Medicamento.

La investigación sobre las células iPS es una prioridad del Gobierno de Japón, que apostó decididamente por esta línea de investigación tras la concesión en 2012 del Premio Nobel de Medicina a Shinya Yamanaka, el referente de la ciencia japonesa, por haber desarrollado el método para reprogramar células adultas y dar así un impulso a la medicina regenerativa. Yamanaka compartió el premio con el pionero de la clonación John Gurdon.

El escándalo de las células Stap ha empañado este año el trabajo de los investigadores japoneses. La revista Nature tuvo que retirar sendos artículos publicados en enero en los que la científica del Instituto Riken Haruko Obokata presentaba un revolucionario sistema para lograr células madre adultas que resultó ser un fraude (sometía a otras adultas a estrés con ácido o presión). Nadie lograba reproducir sus resultados y el artículo adolecía de fallos en cifras y también en imágenes. La historia tuvo un final trágico. Yoshiki Sasai, una eminencia en la materia que supervisó su trabajo, se suicidó en agosto tras el escándalo.

lunes, 23 de junio de 2014

YO SOY TU SÍNTOMA.

Hola! Yo tengo muchos nombres: dolor de rodilla, grano, dolor de estómago, reumatismo, asma, mucosidad, gripe, dolor de espalda, ciática, cáncer, depresión, migraña, tos, gripe, dolor de garganta, insuficiencia renal, diabetes, hemorroides, y la lista sigue y sigue.
Me he ofrecido como voluntario para el peor trabajo posible: ser el portador de noticias poco gratas para ti.
Tú no me comprendes, nadie me comprende. Tú piensas que quiero fastidiarte, echar a perder tus planes de vida, todos piensan que quiero entorpecerles, hacerles daño o limitarles.
Y no, eso sería un un completo disparate.
Yo, el síntoma, simplemente intento hablarte en un lenguaje que comprendas. Que entiendas.
A ver, dime algo, ¿tú irías a negociar con terroristas, tocando a su puerta con una flor en la mano y una camiseta con el símbolo de "paz" impreso en la espalda? ¿No verdad?
Entonces, por qué no comprendes que yo, el síntoma, no puedo ser "sutil" y "suavecito" cuando debo darte el mensaje. Me golpeas, me odias, con todo el mundo te quejas de mi, de mi presencia en tu cuerpo, pero no te tomas ni un segundo en razonar y tratar de comprender el motivo de mi presencia en tu cuerpo.
Sólo te escucho decirme: "Cállate", "vete", "te odio", "maldita la hora en que apareciste", y mil frases que me hacen impotente para hacerte comprender. Pero yo debo mantenerme firme y constante, porque debo hacerte entender el mensaje.
¿Qué haces tú? Me mandas a dormir con medicinas. Me mandas callar con tranquilizantes, me suplicas desaparecer con antiinflamatorios, me quieres borrar con quimioterapias. Intentas días con día, taparme, sellarme, callarme. Y me sorprende ver que a veces, hasta prefieres consultar brujas y adivinos para que de forma "mágica" yo me vaya de tu cuerpo.
Y yo, cuando mi única intención es darte un mensaje, soy totalmente ignorado.
Imagínate que soy esa alarma con sirena en el Titanic, esa que intenta de mil formas decirte que de frente hay un Iceberg con el que vas chocar y hundirte. Sueno y sueno por horas, por días, por semanas, por meses, por años, intentando salvar tu vida, y tú te quejas porque no te dejo dormir, porque no te dejo caminar, porque no te dejo trabajar, pero sigues sin escucharme...
¿Vas comprendiendo??
Para ti, yo el síntoma, soy "La Enfermedad".
Qué cosa más absurda. No confundas las cosas.
Y vas al médico, y pagas por docenas de consultas médicas.
Gastas dinero que no tienes en medicamento tras medicamento. Y sólo para callarme.
Yo no soy la enfermedad, soy el síntoma. ¿Por qué me callas, cuando soy la única alarma que está intentando salvarte?
La enfermedad, "eres tú", "es tu estilo de vida", "son tus emociones contenidas", eso sí es la enfermedad. Y ningún médico aquí en el planeta tierra, sabe cómo combatir enfermedades.
Lo único que hacen es combatirme, combatir el síntoma. Callarme, silenciarme, desaparecerme. Ponerme un maquillaje invisible para que tú no me veas.
Y sí, está bien si ahora que lees esto, te sientes un poco molesto sí.
Esto debe ser algo como un "golpazo a tu inteligencia". Está bien si por ahora te sientes un poco molesto o frustrado. Pero yo puedo manejar tus procesos bastante bien y los entiendo.
De hecho, es parte de mi trabajo, no te preocupes.
La buena noticia es que depende de ti no necesitarme más.
Depende totalmente de ti, analizar lo que trato de decirte, lo que trato de prevenir.
Cuando yo, "el síntoma", aparezco en tu vida, no es para saludarte, no.
Es para avisarte que una emoción que contuviste dentro de tu cuerpo, debe ser analizada y resuelta para no enfermarte.
Deberías darte la oportunidad de preguntarte a ti mismo: "por qué apareció este síntoma en mi vida", "qué querrá decirme" ?
¿Por qué está apareciendo este síntoma ahora?
¿Qué debo cambiar en mí para ya no necesitar de este síntoma?
Si dejas este trabajo de investigación, sólo a tu mente, la respuesta no te llevará más allá de lo que has hecho años atrás.
Debes consultar también con tu inconsciente, con tu corazón, con tus emociones.
Por favor, cuando yo apareza en tu cuerpo, antes de correr al doctor para que me duerma, analiza lo que trato de decirte, de verdad que por una vez en la vida, me gustaría ser reconocido por mi trabajo, por mi excelente trabajo.
Y entre más rápido hagas conciencia del por qué de mi aparición en tu cuerpo, más rápido me iré.
Poco a poco descubrirás, que entre mejor investigador seas, menos veces vendré a visitarte. Y te aseguro que llegará el día en que no me vuelvas a ver ni a sentir.
Al mismo tiempo que logres ese equilibrio y perfección como "analizador" de tu vida, tus emociones, tus reacciones, tu coherencia, te garantizo que jamás volverás a consultar a un médico ni a comprar medicinas.
Por favor, déjame sin trabajo.
O piensas de verdad que yo disfruto lo que hago?
Te invito a que reflexiones, cada que me veas aparecer, el motivo de mi visita.
Te invito, a que dejes de presumirme con tus amigos y familia como si yo fuera un trofeo.
Estoy harto de que digas:
"Ay pues yo sigo con mi diabetes, ya ves que soy diabético".
"Ay pues ya no aguanto el dolor en mis rodillas, ya no puedo caminar".
"Siempre yo con mi migrañas".
Me presumes como si yo fuera un tesoro del cual no piensas desprenderte jamás.
Mi trabajo es vergonzoso. Y te debería dar vergüenza presumirme ante los demás. Cada que me presumes, realmente estás diciendo: "Miren que débil soy, no soy capaz de analizar ni comprender mi propio cuerpo y mis propias emociones, no vivo en coherencia, mírenme, mírenme! "
Por favor, haz conciencia, reflexiona y actúa.
Entre más pronto lo hagas, más rápido me iré de tu vida!
Atte. El síntoma

sábado, 7 de junio de 2014

VIVIR


La vida algo tan volátil y esfímera, que nos anuncia día tras día que está acompañada del tiempo y de su enemigo número uno: la muerte.
 Tal vez, para algunos esto sea pesimismo, pero en mi caso particular  que he tomado conciencia de que hoy estamos y mañana tal vez  no, en que la vida en un instante se puede ir, y que uno es  vulnerable a  perder el tiempo, y que  es  prácticamente una obligación   disfrutar nuestra estadía en este mundo como si fuera el ultimo dia, a vivir y hacer cumplir los sueños en la medida de lo posible, porque si no lo haces hoy, mañana puede ser tarde.
Así es señores, la vida merece ser vivida, porque mañana no existe, el pasado fue, y el presente es ahora, ya . Por eso corre, anda, sueña, VIVe, deja de perseguir y correr atrás de la zanahoria, porque la muerte te puede alcanzar y tarde te vas a dar cuenta que te  la pasaste atrás de algo que no valía la pena.
Las cosas que valen la pena son las simples, y no tienen que ver con dinero, no tienen que ver con las cosas materiales, las cosas simples están ahí dentro tuyo, alrededor tuyo; ¿ya las viste?, bueno céntrate en eso, piensa en ellas, demostrales tu afecto, amate a ti mismo, date un gusto, sueña, hazlos realidad.
Mi enfermedad me dio mucha sabiduría, no elegí enfermarme pero me ha dado un posgrado invaluable de lo que  es la vida, y cuando me pregunte ¿ por qué a mi? al tiempo encontré la respuesta y necesite inmediatamente  agradecer estar enferma, porque la llegada de la enfermedad te transforma y te hace alguien súper productivo,  con esto no estoy haciendo apología de que enfermarse esta bueno, solo digo que muchas personas sin estar enfermos como yo, no viven, no son felices, no disfrutan la vida, y es una pena porque esas personas  tienen  una ventaja sobre mí,  que es que  no tienen la conciencia de que la  muerte está  pisándoles los talones todos los días, pero como dice una canción de La Renga: la muerte esta tan segura de ganar que  te da toda una vida de ventaja.
Solo puedo decirles que VIVAN por que el segundero no se detiene.
ANALIA CANTERO

¡excelente documental sobre la enfermedad y los caminos que ella te abre!

 Me encanto estos 24  minutos de este programa realizado por el actor Javier Lombardo, en forma simple y clara explica como la enfermedad te cambia. Y es asi, desde el momento de la llegada del diagnostico nada  es y sera igual, es asi, tan   simple como eso, la vida es otra, a mi tambien me ocurrio eso, la maculopatia me cambio para siempre, y aquella que fui murio y nacio esta Analia,la de este blog, la del libro, la de tengo baja visión, la de las  jornadas de baja vision, y por eso me alegro haber aprendido de este obstaculo llamado maculopatia. VEANLO:

Related Posts with Thumbnails